alcommuni

COMUNICACIÓN SALUDABLE. “NECESITAMOS POLÍTICOS CON VOCACIÓN Y SANGRE DE GUERREROS” Por L.C. NALLELY REA CASTAÑEDA.

In Uncategorized on 23 abril, 2015 at 20:40

LOGO COMUNICACION SALUDABLE. NALLELYNECESITAMOS POLÍTICOS CON VOCACIÓN Y SANGRE DE GUERREROS.

En la columna de esta semana, desarrollaré algunos puntos de un tema bastante amplio y muy concurrido en estos últimos días en México, puntos que son compartidos por lectores que siguen mi columna y me escriben inquietos de poder desarrollar argumentos de interés para la sociedad en general.

El tema de la política en México es casi obligatorio en todo el territorio mexicano, ahora que estamos en tiempos electorales el movimiento de la ciudadanía en este ámbito es notorio, algunos apoyando a candidatos para diputados federales, otros a los diputados estatales y por supuesto a los candidatos para presidentes municipales; en este preciso momento todos los partidos políticos lo que más necesitan es el apoyo de toda la ciudadanía y entre mayor sea posible el número de militantes mucho mejor para la campaña del candidato.

Lo que interesa en este tema, es si la gente que está envuelta tanto en las planillas políticas como los coordinadores y militantes en general, se enfrentan a todo el proceso previo de las elecciones por verdadera vocación y pasión a su participación política y más aún a esforzarse por el largo camino de las campañas electorales por lograr obtener el triunfo y así poseer el gran poder de mandato, ayudar a su gente, a su pueblo y tomar ese poder para realizar con veracidad su trabajo.

Por todos lados existe gente inconforme, se escucha por las calles los comentarios que definitivamente “ya no se sabe ni a cual irle”, pues finalmente todos terminan dándose la gran vida gracias a ese poder y al final de cuentas ni de sus mismos militantes se acuerdan, mucho menos de la ciudadanía en general y que decir del pueblo, es mejor invertir en bienes propios que mejorar tu propio pueblo, tu país; porque concluyentemente se ha visto durante muchas décadas que la comodidad puede más que la vocación de un verdadero guerrero.

No se puede dejar desapercibido la pequeña porción de gente que de verdad quiere hacer algo por su pueblo, pero también se han presentado dos situaciones, la primera: comienza con sus ideales bien puestos, pero al darse cuenta del poder que posee termina cediendo ante la comodidad primero que su dignidad y vocación, o la segunda: tiene todos los planes, ideas, armas y demás para llevar a cabo proyectos de mejora que simplemente no los puede llevar a cabo por la sencilla razón de tener un mando superior que no autoriza la inversión para hacer crecer su propio pueblo.

Los cargos políticos como se sabe tienen una buena remuneración que por baja que sea es satisfactoria para el trabajo que cada cargo desarrolla, sin embargo, aun contando con un salario bastante generoso buscan gozar de un poco más cuando su trabajo real ya está siendo gratificado.

El problema al que se enfrenta México en cuestiones políticas es que una vez participando en este ámbito, les encanta la comodidad de contar con gratas quincenas y difícilmente quieren salir de esta comodidad, por lo cual buscan saltar de un puesto a otro, aunque esto signifique dejar sin oportunidades para las nuevas generaciones; es irónico digerir el hecho que en todos lados piden experiencia, pero como pueden los jóvenes adquirir esa experiencia si los grandes expertos no quieren compartir su sabiduría para poder dejar en buenas manos el trabajo a futuro y mucho menos los dejan experimentar solos por temor a errores.

Señores, señoras y jóvenes que se postulan en estas elecciones políticas, tengan en mente siempre que “el poder es para servir a la gente y no para servirse de él”, piensen en que tienen en sus manos la oportunidad de su vida para poder dejar huella en su país, trabajar duro para poder mejorar de verdad, que todos merecemos un México mejor en todos los aspectos, que tú tomaste la decisión de anhelar dicho cargo porque te sientes capaz de llevarlo a cabo cada día con honestidad y esfuerzo.

Existen políticos del “montón”, pero también existen políticos con sangre de guerreros que son menos visibles, pero que no dejan su pasión por tratar de hacer algo bueno por su país.

Es una realidad que la sociedad ya no sabe ni por cual partido político votar, ahora es difícil mantenerte con una sola ideología, hoy en día se debe de razonar las propuestas de cada candidato, de analizar cada integrante de las planillas y reflexionar las veces que sea necesario el voto, porque tampoco se puede dejar desapercibida la política o el derecho democrático, pues si nos quejamos del mal gobierno, debemos de ejercer nuestro derecho ciudadano para elegir a tu mejor opción y así deliberar quien es el mejor para llegar a ese poder, pues tampoco es justo criticar y no cumplir con tu deber como ciudadano.

Las cuestiones políticas para muchos no es nuestro fuerte, sin embargo, hay muchos individuos con esa verdadera vocación de servir a su gente, ojalá esas verdaderas vocaciones se mantengas intactas y sedientas de seguir por el buen camino, por las nuevas generaciones, por su gente, por su pueblo, por ver mejorar a ese México con todas las gamas de colores a su máximo esplendor.

Es tiempo de analizar, reflexionar, observar y ejercer tu participación ciudadana, tú como individuo que forma parte de la sociedad está comprometido con México, el día y la hora de elegir a tus gobernantes se aproxima, tu parte es elegirlos, la parte de ellos es trabajar con esfuerzo y honestidad, ejecuta tu parte para que ellos en su momento consumen la suya.

Agradezco a los lectores que me siguen semana con semana y que comparten sus comentarios e inquietudes.

Sigo atendiendo en el correo electrónico: nallecomunicacions@hotmail.com ¡En hora buena, hasta la próxima!

“ANDARES POR TENANCINGO” (Un levísimo recuerdo de mi infancia) Por LIC. SERGIO GERARDO VARELA MAYA.

In Uncategorized on 23 abril, 2015 at 18:25

La siguiente pieza forma parte, como coautoría, del libro titulado “LETRAS DE TENANCINGO”, editado y compilado como una idea original de la artista plástica Gloria Temblador Alcocer, y dignamente logrado por la Editorial Diana, a cargo del Licenciado Héctor Gordillo Camacho, en Tenancingo, Estado de México en marzo de 2015, espero que lo disfruten:

ANDARES POR TENANCINGO.

(Un levísimo recuerdo de mi infancia)

 Por Lic. Sergio Gerardo Varela Maya.

 Le llegó de golpe la modernidad y el progreso.

Y no estaba preparada para ello. Eran los inicios de la década de los setentas. El nombre de Carlos Hank González retumbaba por todo el Estado de México; industria, comunicaciones, suficiencia alimentaria, mecanización del campo; los anhelos eran de progreso y modernidad, él representaba eso…y más.

Para la Ciudad de Tenancingo se reservaba algo mejor: ser el modelo de la provincia mexicana.

Bajo la decidida mano de Hank y el reducido cabildo de la época, las calles fueron alineadas, se introdujeron sistemas de drenaje y agua potable, se sustituyeron postes de cableado eléctrico de tres endebles tubos de metal por robustos postes de concreto y se cambiaron sencillos focos incandescentes por lámparas de fría luz mercurial –muy potentes para la época- que iluminaban las calles. ¡Cuántos cambios! Las casas tenían un farolito de herrería artística en cada una de sus puertas exteriores y la nomenclatura iba desde el número cien en plaquitas de madera en bajorrelieve. Todas las casa fueron pintadas de blanco, alternadamente los guardapolvos daban el toque colonial: rojo óxido y azul colonial; las puertas, fueran metálicas o de madera invariablemente de negro mate. Las calles fueron uniformemente pavimentadas. Los chicos nos asustábamos primero, y luego nos divertíamos viendo cómo operaban las vibro-compactadoras y sentir el movimiento intenso bajo nuestros pies. El ir y venir de las petrolizadoras y de los ingenieros con sus teodolitos y estadales le daban un aire de agitación a la ciudad.

El mercado Rivapalacio albergaría prácticamente a todos los comerciantes del sector y en tanto se edificaba, mercado y tianguis se colocaba los días domingos y jueves a lo largo de la calle Madero. Contaría con tomas de agua para emergencias, pequeños lavaderos y baños higiénicos, sin faltar la energía eléctrica, conductos de gas seguros; y lo más importante, el sabor propio de Tenancingo.

Tenancingo quedó muy bonito, ¡digno de salir en la tele o en las películas! Si así, ya la ciudad había sido escenario de la Fotonovela “Linda”, ahora podría ser un gran foro para “Nuestra Gente” del Canal 4 o de “La Vida Cambia”, para la pantalla de plata.

Hank González lo logró. Los nombres de Fernando Mendoza Galindo y Ricardo Millán Suárez indefectiblemente se asocian a ésta etapa de fulgurante presencia de Tenancingo. Lugar donde surge la música con su Rondalla Tenancingo y el Trío de los Peña (Embajadores), la inspiración de José Silva, el colorido de José Hernández Delgadillo y Gloria Temblador Alcocer; el “Obispo” de la Güera Guadarrama y de todos los tablajeros: los Castro, los Flores (cómo olvidar los gritos fuertes y muy madrugadores de Luisita Lara a sus hijos Raymundo, Germán Mayolo y Beto Flores Lara para que se levantaran a preparar sus productos cárnicos), los taquitos dorados de Reyna; la chireta en el puesto de tacos de Emilita; los chirriantes pero fervorosos cantos religiosos de Ferminita; los deliciosos “chamois” de Praxe a la salida del Guadalupano; la siempre distinguida y amable presencia del excelente médico y humanista Don Genaro Díaz Mañón y sus colegas Ernesto Marín, Delfino Luna, Marcos Valero, Alfonso Heras, Gerardo Ford, Marcos Cartagena –y sus famosos chiles en vinagre MG que él mismo preparaba y comercializaba- junto a ellos lógicamente estaban las boticas de Don Mateíto Castañeda y Teresita Fuentes y sus fórmulas magistrales; la de Samuel Chávez, Alcira Víquez, y la de Juan Segura, que cuando no estaba en su negocio andaba a altas velocidades en su bicicleta, enseñando y entrenando a noveles ciclistas…

Diariamente era imprescindible voz del cantor y organista de la Parroquia de San Francisco y también eterno profesor de música de muchísimas generaciones en el Guadalupano, en la José María Ríos y en la 168, la Fernández Albarrán: Álvaro López Vásquez; la amplísima confianza y rectitud era lo que generaba que Luis Vásquez Domínguez entrara a lo más íntimo de nuestros hogares con los tanques de gas y de igual forma, la seriedad en el trato y seguridad de Sadot Sadit Garduño, exmarino –según él contaba- y eso sí, rápido, confiable y profesional cerrajero; así como las cuentas claras de los impuestos si el contador era Emiliano Guardián. Quien nos calzaba con lo más moderno de la época era Jesús Maya Flores o nos confeccionaba los huaraches de “tres correones” durables y bien hechos, indumentaria que se completaba con los trajes cortados por Clemente Duarte Estrada, afamado sastre de Tenancingo y después empresario hotelero en Tijuana, B.C. La confianza que tenían los campesinos en las sencillas pero efectivas fórmulas para atacar plagas y mejorar siembras que generosamente obsequiaba el ingeniero agrónomo Roberto Varela Antillón y las novedades en semillas mejoradas que vendía un refugiado español, Don Felipe Chavarría. Al transitar por las calles de la ciudad eran igualmente reconocidas y respetadas la eterna catequista del pueblo, la señorita Carmelita Guadarrama; las Madres Zenaida Serratos y Jovita –también lo eran la Seño Gude y la Seño Lore- del Kínder del Guadalupano, o bien, la Madre Milagros, enfermera y mujer de todas las confianzas del Director del Hospital Civil, el ya citado Doctor Mañón; todavía por aquella época, otra recia figura que imponía por su integridad moral y autoridad religiosa era el párroco Carlos González Anaya, sucedido por el padre José Reyes Quiroz.

Eran los tiempos en que para imponer respeto sólo bastaba la presencia del comandante de la policía municipal Donato Juárez Bustos o Gilberto Durán Sánchez, o para que no hubiera embotellamientos de tráfico estaban los oficiales de tránsito Padilla y el “Palillo” Quiñones. Pero que tráfico podía haber en Tenancingo si sólo había dos pequeños sitios de taxis –el Morelos y el Lerdo-, y sus dueños y/o choferes eran Don Toño Jardón o Saúl Mejía. Todos respetábamos también al Mayor Campista, el delegado de Transito; las largas filas de coches –cinco o seis- eran porque iba conduciendo lentamente José “el conejo” Arenas Sotelo promocionando la cartelera del cine Palacio o porque se estaba descargando el camión con materiales para construcción de Andrés Vásquez.

La historia y tradiciones de Tenancingo la tenían al dedillo el arqueólogo Horacio Corona Olea, Manuel del Valle (siempre y cuando no se le apagara el cigarro o se le cayera la ceniza) y Máximo Jiménez Rodríguez, quien tenía un impresionante bagaje oral, más amplio y preciso que cualquier cronista municipal actual: en esta etapa de vida los tenderos son importantes: sin duda don Pascual Garcés Pacheco y sus hijos Erasto, Jorge y Gabriel fueron determinantes en el comercio; cómo olvidar la tienda de Teresita Velásquez y sus cubos de azúcar y piloncillos, pasando por los envueltos de a centavo de galletas Marias -y te daban como medio kilo en papel de estraza-, la de las Tres Hermanas y sus dulces llamados “lagrimitas”, sin olvidar La Ideal, de Don Felipe Sánchez Franco, atendida por Don Lucas Suárez, quien hacía unos sándwiches deliciosos casi al momento de irlos ordenando…y así también era obligado ir a comprar los chiles chipotles con Evita Sánchez para hacerse una semita con queso fresco, frijolitos refritos….la semita la íbamos a comprar a la panadería La Japonesa, con Las Morenas o Los Grandotes y si queríamos ver una auténtica boina vasca, íbamos a la panificadora en donde siempre estaba Don Juvenal Palacios, quien la lucía con singular donaire. Y ya entrados en cuestiones de comida, como evitar no pasar por un juguito de naranja o un licuado en el restaurante Las Vitaminas, El Flamingo Rosa, o los de los hoteles Jardín (Casajuana) y el San Carlos (antes de su pavoroso incendio: accidental o provocado, misterio que perdura), la Posada del Indio, el Merendero de José Manuel de la Peña y su eterna encargada doña Pánfila; el Café Colón de Abel Tapia Alvarado y su esposa Lolita García, hija por cierto de Don Salvador García, dueño de la tienda de ropa tal vez más grande de la época, Novedades Aurorita. Los antojos se saciaban con los jamoncillos de leche que por las tardes elaboraba tras su mostrador Don Bardo(miano Vásquez) o las leches quemadas en cascara de naranja y la gelatinas de jerez que a paso lento iba vendiendo casa por casa Héctor Rosales…Las papelerías más reconocidas y mejor surtidas con regalos, juguetes y artículos de mercería eran la de Lupita Jiménez y la del Señor Rubio, a ésta la recuerdo a unos pasos del acceso norte a la Parroquia de San Francisco sobre la calle de Madero, y posteriormente en la calle mejor conocida como La Calzada, hoy Pablo González Casanova, a unos pasos de La Casita, negocio del arquitecto Ángel Domínguez en donde se vendía petróleo para las estufas o para los quinqués, así como los combustibles para los boilers de leña…Esas corridas de toros en donde participaban sin sonrojo los miembros del cabildo, encabezados por el Presidente Municipal, quien partía plaza; y la voz estentórea e ingeniosa del Pata de Ala gritaba a voz en cuello que sacaran a la zota de bastos…y si…le dieron cabildazo…No había contaminación, más que aquella que causaba el Nerón, el dócil caballo de Don Trinidad Aguirre y su esposa Doña Chinta Gordillo, en el que diariamente repartían la leche para la chiquillada de la Ciudad. Antes los vecinos, no salían de sus casas sin que previamente barrieran su pedazo de frente a la vía publica, el acabose llegó cuando apareció una gigantesca, aparatosa y cuestionada barredora mecánica y las “pipas” de la basura, de eso probablemente no haya fotografías muy elocuentes, pues habían pocos fotógrafos y menos estudios: Fernando Zepeda, el señor Oscós y El Chino…Si, en muy pocos años Tenancingo cambió completamente su fisonomía, se modernizó, fue haciéndose más complejo; su gente quizá cambió, sin perder su bonhomía en tanto pudiera tener una nieve de limón de Don Pedro, unas tortillas calientes de Doña Rafa o una tardeada juvenil –de cinco a siete de la tarde, máximo hasta las ocho de la noche- con sinfonola de la Nevelandia, con el aprendizaje académico en el Pío Gregoriano o en la Miguel Hidalgo del profesor Rafael Guadarrama, y en la polifacética Revolución –escuela, en algún tiempo amplio salón de baile y deportivo), así como la hidalguía de los Profesores Pablo Barrera, Baldomero Álvarez Bernal, Juan García Gutiérrez o de Don Ernesto Haro Cabrera, el casamentero de la época y de los notarios públicos Antonio Monroy Robles, Jorge Lara Gómez y Melchor Dávila González, todos ejerciendo a la vez las funciones de Juez y Tenedor del Registro Público de la Propiedad, apoyados siempre por Don Mardonio Trujillo y por María de Jesús Trujillo de P., “La Chata”.

En efecto, por Decreto y en los hechos Tenancingo tuvo el rango de Ciudad Típica.

Por ello, y como he dicho con mi propio sentimiento sin duda que “Tenancingo es un paraíso florido que se envuelve en rebozos de bolita.”

CONSULENDI. Por SERGIO G. VARELA MAYA.

In Uncategorized on 20 abril, 2015 at 18:29

logotip alcommscDIÓCESIS DE TENANCINGO IMPLEMENTA PREVISIONES. Hace algunos días leí un texto publicado por el Sistema de Información de la Arquidiócesis de México (SIAME) en el que alertaba a los feligreses “para evitar ser sorprendidos por falsos sacerdotes” e informaba sobre un nuevo formato de identificación para todo el presbiterio debidamente acreditado con la finalidad de no caer en engaños, ya que los sacerdotes católicos “tienen prohibido casar, bautizar y en general, oficiar misas fuera de la parroquia o en un templo público reconocido, salvo cuando se trata de una misa de cuerpo presente en la capilla de un velatorio público o de la misa de una comunidad más grande en ocasiones significativas”. Al respecto, por la noche del 14 de abril tuve el honor de dialogar con el M. I. Mons. Raúl Gómez González, I Obispo de la Diócesis de Tenancingo, quien me comentó que en una acción armónica, la Diócesis ha implementado desde su erección, medios idóneos e indubitables para identificar a todos y cada uno de los presbíteros de los cuatro decanatos de que se compone ésta, es decir, San Isidro Labrador, Nuestra Señora de la Asunción, San José María de Yermo y Parrés y de San Pablo, así como de los que por el momento cuidan de su salud personal o de aquellos que actualmente se encuentran cursando algunos estudios superiores. Advirtiendo además respecto a que las identificaciones expedidas por la Diócesis con cierta temporalidad son actualizadas, lo que se suma al conocimiento directo de la feligresía de sus pastores, lo que impide la sorpresa y abuso a la buena fe de quienes requieres los servicios espirituales de los sacerdotes. Por cierto, al sostener la conversación señalada, Mons. Raúl Gómez se encontraba participando de la Nonagésima Novena Asamblea Plenaria de Obispos de la República Mexicana, en la sede de la Conferencia del Episcopado Mexicano y en la cual los altos prelados emitieron un muy importante mensaje a la sociedad al expresar “Que las familias, los maestros, las comunidades, las autoridades y todas las instituciones públicas y privadas eduquen en la confianza con el ejemplo. Cumplan bien sus responsabilidades, actuando con legalidad, honestidad y solidaridad, eso es lo que merecen y esperan todos los ciudadanos, sobre todo los niños y los jóvenes, que son el presente y el futuro de nuestro País, sepan que en cualquier diálogo con las autoridades y los diferentes sectores sociales, los obispos seguiremos expresando con claridad y firmeza las grandes necesidades de nuestro pueblo mexicano” y agregaron “Los obispos somos conscientes del creciente reclamo de los ciudadanos que, cada vez con mayor insistencia, piden ser escuchados y atendidos, sobre todo por quienes se han comprometido a servir al pueblo. No hay razón para oídos sordos.”alcommobistenan2015

LA ILUSTRE Y BENEMÉRITA SOCIEDAD MEXICANA DE GEOGRAFÍA y Estadística celebró su 182° Aniversario de haber sido fundada, por lo que la correspondiente del Estado de México presidida por el M. en D. Germán García Salgado llevó a cabo una sesión conmemorativa, en donde se otorgó el “Pergamino al Mérito Educativo” al Dr. Eruviel Ávila Villegas, Gobernador Constitucional del Estado de México, lo recibió en su nombre el Arq. Benjamín Fournier Espinoza, Subsecretario de Desarrollo Político de la entidad. Se entregaron pergaminos además al tenancinguense Mtro. Mario Luis Pérez Méndez, Presidente de la Cámara Nacional de la Educación de la República Mexicana; a Rafael Huerta Ugalde, artista plástico que ha donado su obra a la SOMEGEM y quien con esta fecha ingresa como socio numerario; a la Dra. Ada Esthela Rosales Morales, Directora del Instituto Superior de Ciencias de la Educación del Estado de México. El “IV Seminario Nacional sobre Investigación Educativa en Posgrado” tuvo como sede las instalaciones de la Sociedad y en esa circunstancia se entregaron reconocimientos a la Dra. Lya Sañudo Guerra, investigadora educativa del Estado de la Secretaría de Educación del Estado de Jalisco; Mtra. Ruth Catalina Perales Ponce, Secretaria Ejecutiva de la Red Nacional de Posgrados en Educación y a la Dra. en Educación Ma. Dolores García Perea, investigadora educativa del ISCEEM y coordinadora del IV Seminario en el que se presentaron avances en la educación y diagnósticos y se revisó la versión final de los instrumentos en línea y las conclusiones del mismo. Al evento asistieron además, las representaciones personales del Secretario de Educación estatal, Simón Iván Villar Martínez y del alcalde toluqueño Braulio Álvarez Jasso.

PULL DE AMISTADES…en la referida ceremonia de aniversario de la SOMEGEM, a la que tuve la oportunidad de asistir, saludé a otro importante personaje de la crónica política de nuestra entidad y magnífico amigo, el Lic. Atanasio Serrano López, quien en la actualidad es Cronista del Poder Judicial del Estado y cuenta con un vasto anecdotario político. ¡Gracias Don Atanasio, por sus amenas columnas periodísticas!…desde estas líneas envío un muy afectuoso y respetuoso saludo de felicitación al Presbítero Carlos Ramírez Rossano, actual Párroco de la Santísima Trinidad, Tenancingo, en ocasión de haber cumplido el pasado día 13 de abril, su Trigésimo séptimo año de haberse ordenado Sacerdote. Le recuerdo desde que llegó a la Parroquia de San Francisco de Asís como Diácono el 25 de diciembre de 1977, siempre cordial y con la vocación siempre manifiesta. Dentro de su vida sacerdotal ha tenido muchos logros, entre ellos, el haber consolidado la parroquia de la que hoy es su pastor y desde su erección el 6 de agosto de 1999, dentro de la Curia Tenancingana, ser Vicario Episcopal para la Pastoral Diocesana. Para él, mis parabienes y un abrazo fraterno…

Sígueme en Twitter: @sgvarelamaya

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.