alcommuni

EL EJERCICIO PERIODISTICO EN LA CULTURA. Ponencia presentada por el Lic. Sergio Gerardo Varela Maya y la P.A.S. Rosa Luz Gómez Tagle Rodríguez.

In Uncategorized on 29 diciembre, 2010 at 19:22

EL EJERCICIO PERIODISTICO EN LA CULTURA.

Ponencia presentada por el

Lic. Sergio Gerardo Varela Maya y la P.A.S. Rosa Luz Gómez Tagle Rodríguez.

 

Es objetivo de estos trabajos analizar e impulsar un concepto básico del hombre: “…la cultura, y por ende, es de vital importancia entender que el vocablo cultura (proveniente de cultusus) aparece por primera vez en los diccionarios, principalmente en el etimológico de la lengua castellana en el año de 1515 como sustantivo derivado de aquel, teniendo como significado “acción de cultivar o practicar algo”

La cultura da al hombre la capacidad de reflexionar sobre sí mismo. Es ella la que hace de nosotros seres específicamente humanos, racionales, críticos y éticamente comprometidos.

A través de ella discernimos los valores y efectuamos opciones.  A través de ella el hombre se expresa, toma conciencia de sí mismo, se reconoce como un proyecto inacabado, pone en cuestión sus propias realizaciones, busca incansablemente nuevas significaciones, y crea obras que lo trascienden…”[1]

Y por otra parte, el periodismo, entendido en su más lata acepción, es una actividad que consiste en recolectar, sintetizar, jerarquizar y publicar información relativa a la actualidad.

Por lo tanto, el Periodismo cultural es la forma de conocer y difundir los productos culturales de una sociedad a través de los medios masivos de comunicación.

Conforme al artículo 6o. constitucional, la manifestación de ideas no será objeto de ninguna inquisición judicial o administrativa, sino en el caso de ataque a la moral, los derechos de tercero, provoque algún delito o perturbe el orden público, es entonces que este primordial derecho se encuentra constitucionalmente tutelado y garantizado y por ende, incluye toda manifestación artística o cultural, ya que el arte es una manera de expresar también ideas y dado que, por lo mismo, todo el acervo cultural del ciudadano está protegido por la garantía constitucional; en razón de ello, todo ciudadano esta asistido por el derecho de publicar opúsculos en donde analice o critique el hacer humano, es decir, los productos culturales, sin embargo, a nadie le es licito impedir el ejercicio de este derecho, inclusive so pretexto de la falta de “suficiencia presupuestaria”.

Es de admirar que, como ha dicho el investigador y periodista Humberto Musacchio, en estos frenéticos días de inmediatas comunicaciones internacionales, el periodismo cultural al menos en México, sea eminentemente local[2] y snob.

Y pareciera ser que, en la característica de esnobista, se resumen casi todos los impedimentos para que la cultura per se y sus diversos elementos efectivamente llegue  a todo tipo de públicos.

La clásica imagen que se tiene tras la crónica de un evento cultural es que para asistir, debe uno portar riguroso frac y vestido de cóctel, así como ingerir bebidas y bocadillos exóticos y adoptar poses arrogantes; si bien este es el reflejo de la fotografía, la nota no lo es menos, la descripción engarza nombres pero se solaza anotando motes (“La Chiquis Belaunzaran”, “La Nena Rodríguez”, etc.) y omitiendo datos más importantes aún como lo son las técnicas usadas, los motivos de la creación y el ambiente que les dio origen, por solo citar algunos.

Ahora bien, el ejercicio de este tipo de periodismo debe tener ingredientes disímbolos y aun mas: propósitos creativos, críticos, reproductivos o divulgatorios de los terrenos de las bellas artes, todo proceso de creación cultural y las corrientes del pensamiento, las ciencias sociales y humanas; los cuales deben más que impedir el acceso a esta, propiciar su acercamiento y afianzamiento dentro del campo de los valores de los que los mexicanos, principalmente somos poseedores.

Debemos resaltar un punto muy importante, consiste en una defensa que los periodistas que tienen una vocación acendrada por estos temas, hagan, aunque tengan otra fuente asignada, ejercicios sobre estos tópicos, ya que se han observado yerros imperdonables en artículos o notas, cometidos por quienes de mala gana, o de castigo, cubren esta parte primordial para los medios electrónicos e impresos, y esto se significa en el menosprecio hacia la cultura que en automático se refleja en la sociedad con la falta de interés en las secciones de cultura, porque estas casi se anulan o se fusionan con otras diversas secciones, tal es el caso de las colaboraciones semanales de personajes locales como Alexander Naime, García Luna Ortega, Maria Eugenia Leefmans, entre otros.

Es más fácil que un lector medio de periódicos tome la sección de espectáculos o de sociales que la dedicada a la cultura, y que el televidente mexicano prefiera un canal con programas especializados en chismes que aquel que tenga temática de divulgación cultural o científica.

Musacchio no se equivoca al decir “…el periodismo ha tenido sus momentos más importantes cuando los capitanes de los espacios son figuras relevantes de la cultura o hábiles políticos…”[3] y sin embargo, ha habido intelectuales, creadores y artistas que han podido destacar unilateralmente en sus campos, a pesar de que en algún momento los medios de comunicación han desdeñado esta veta informativa, prefiriendo inclusive, insertar anuncios de nigromantes que preventivos o promocionales de un evento dancístico o de una exposición de textiles o rebozos, mas bien, esencia pura.

Ahora bien, en el entorno del Estado de México el Sistema de Radio y Televisión Mexiquense ha aportado, si, en el pasado, su capacidad técnica y económica para difundir la cultura e identidad estatal, pero no ha sido suficiente, programas como “Aquí entre Nos…”, “Fiesta Mexiquense”, “Visitando a…”, “El Personaje del Barrio”, “Agenda Cultural” (en diversas épocas) entre otros han sido un magnifico esfuerzo de hacer periodismo en esta rama, estos medios son poderosas armas para desarrollar el periodismo cultural, y hoy posiblemente sean los idóneos para impulsar la cultura en general, desde su creación, hemos opinado que  deben privilegiar el quehacer de los mexiquenses.

Se arriba entonces a la creación de una propuesta fundamental para poder dar sustento y vida al ejercicio periodístico en el marco cultural.

Se ha dicho líneas arriba que la libertad de expresión está debidamente tutelada por el máximo ordenamiento legal del país, la Constitución[4]; y me repito aquí mismo: a nadie le es licito impedir el ejercicio de este derecho, inclusive so pretexto de la falta de “suficiencia presupuestaria”, y en ejercicio de lo preceptuado por el último párrafo del artículo 4º del mismo ordenamiento que al texto dice: “Toda persona tiene derecho al acceso a la cultura y al disfrute de los bienes y servicios que presta el Estado en la materia, así como el ejercicio de sus derechos culturales. El Estado promoverá los medios para la difusión y desarrollo de la cultura, atendiendo a la diversidad cultural en todas sus manifestaciones y expresiones con pleno respeto a la libertad creativa. La ley establecerá los mecanismos para el acceso y participación a cualquier manifestación cultural.”

Cuando se dice El Estado promoverá los medios para la difusión y desarrollo de la cultura, es pertinente explicar que el concepto Estado (stricto sensu) se entienda en este tema como entidad, es decir, que el poder público federal y el local (Estado de México) instrumenten un medio de difusión cultural un tanto más perenne y accesible (la radio y televisión es más bien efímera -si se permite el termino, fungible- salvo excepciones de recopilación en medios físicos de múltiple reproducción de materiales de excepcional calidad), es decir, que a cargo de estos se publique por mandato de ley, un medio con gran tiraje, aparición periódica (preferentemente semanal) y con autonomía editorial amplia distribución y total gratuidad; podría pensarse en que tal medio se alimente de las colaboraciones que creativos, artistas, intelectuales y periodistas o reporteros, así como las diversas agencias noticiosas remitan para dejar constancia del devenir histórico cultural de México.

La idea se advierte y concibe desde luego totalmente apartada de cualquier ideología o sesgo político dominante o transexenal, sin publicidad diversa a la estrictamente cultural, toda vez que el Estado debe velar por la imparcialidad y universalidad cultural.

Parece utopía, sin embargo es absolutamente posible. Solo tomemos como ejemplo los trípticos o encartes que producen los gobiernos para difundir -en ciertos momentos- sus obras y logros; tienen las características que se han mencionado: gran tiraje, aparición periódica, autonomía editorial, amplia distribución y gratuidad.

Vamos, esta publicación puede, desde nuestro concepto equipararse al Diario Oficial de la Federación o a la Gaceta del Gobierno del Estado de México (o bajo la denominación que ostente en cualquier otra entidad federativa), con las diferencias de que esta sería un vehículo eficaz de transmisión, difusión, divulgación y conservación de las expresiones culturales de forma gratuita para el gran público lector y de igual manera, con absoluta gratuidad a los colaboradores para publicar sus trabajos.

No obvio mencionar que las únicas intervenciones permisibles que el responsable tendría serian velar por la mayor pulcritud posible en la redacción y estilo cuando fuere estrictamente necesario, el diseño de la publicación y lograr la mayor calidad en la edición de la misma y la oportuna distribución en aras de que, como producto consumible por el pueblo, cumpla su cometido.


[1] Lic. Sergio Gerardo Varela Maya. Conferencia: La Cultura de la Cultura; dictada el día 12 de marzo de 2010, en el Centro Regional de Cultura de Tenancingo, IMC.

[2] Humberto Musacchio. La historia del periodismo cultural en México. CONACULTA. 2007.

[3] Idem.

[4] Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, en Jurisconsulta con Legislación Federal, LOPMON Software, 2009.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: