alcommuni

COMUNICACIÓN SALUDABLE. EL HOMBRE NO ES EL PADECIMIENTO DE LA MUJER, ES SU FELICIDAD. POR L.C. NALLELY REA CASTAÑEDA.

In Uncategorized on 1 diciembre, 2012 at 07:38

LOGO COMUNICACION SALUDABLE. NALLELY

EL HOMBRE NO ES EL PADECIMIENTO DE LA MUJER, ES SU FELICIDAD.

La columna de esta semana, es una tema que se presta a debate, principalmente con el esposo o con los hombres en general; las mujeres tendemos a quejarnos a lo largo de nuestra vida en que las mujeres siempre tienen más sufrimientos o padecimientos en comparación de los varones, especialmente en la dicha de hacer crecer un ser en tu vientre.

Considero que todas las mujeres o un porcentaje elevado de ellas, desde pequeñas jugamos con ser madres y tener uno o varios hijos, a esa edad no se tiene noción de la gran responsabilidad que implica ser madre y todo lo que ello provoca.

Cuando la mujer comienza a desarrollarse, comienza a sufrir los cólicos menstruales, es el aviso de tener la dicha de pasar a ser de niña a mujer y poder procrear a un ser en tu vientre. Lo relevante de esta situación es que si no tienes tu periodo regular, puedes tener algún problema de salud y debes atenderte pues a futuro esta situación puede afectar; en la mujer todo es importante si tu regla es abundante o muy moderada, si eres regular o irregular, y de esto no estábamos enteradas cuando jugábamos a ser mamás.

Otra de las cosas por las que la mujer pasa, es el dolor al crecer los senos y las caderas, y cada vez que se siente esa sensación de dolor, se piensa que es mejor que no crezcan tanto como lo pensaba años atrás en poder lucir un abultado busto y unas caderas proporcionadas, pues hasta el tamaño del busto puede traer otras complicaciones de salud en la mujer, como desvío de la columna vertebral.

Y es aquí cuando la mujer comienza a sentir cierto celo por el hombre, pues piensas que la mujer tiene mucho padecimiento durante su vida, y el hombre ¿qué?, solo espera a gozar el maravilloso placer de sentir o ver un buen busto y unas caderas pronunciadas o gozar los placeres de la vida sexual activa.

Pero aquí no acaba todo, cuando un hombre y una mujer se casan, debes ser la mujer maravilla no solo en cuestiones del hogar, cuando recibes la maravillosa noticia de que van a ser padres, la mujer principalmente tiene todos esos benditos  síntomas que hacen notar tu dicha, pero el problema no son los síntomas, sino que los hombres en algunas ocasiones piensan que el tener sueño, cansancio, asco, nausea, vómito, dolor de cabeza entre otros, son solo chantajes para quedarte en la cama y no hacer nada, cuando la realidad es que adoras a esa personita que crece dentro de ti, pero en ocasiones las hormonas hacen de las suyas y no te aguantas ni a ti misma, menos aguantaras a otras personas.

Cuando va avanzando un poco el embarazo, la mujer se va preparando para la llegada del nuevo integrante de la familia, y es obvio pensar en el parto; pero el hombre te anima haciendo comentarios como: “no te espantes desde ahorita todo saldrá bien”, si el parto es normal es mejor para la recuperación, si el parto es cesárea sufrirás más en la recuperación, ahorramos en toallas sanitarias para guardarlo para los pañales; pero claro, yo creo que solo tendrán una pequeña noción de lo que una mujer sufre en un parto y más aún cuando eres primeriza y no sabes ni que vas a hacer en ese momento que es la llegada de tu bebé.

Aunque pensándolo bien, si hay momentos donde los hombres piensan en las mujeres, te apapachan, te dan gusto en comida, te hacen regalos, te cantan, te bailan y acarician tu panza diciéndote que eres hermosa.

Lo cierto, y realmente importante de todo lo antes mencionado es que el ver tu vientre abultado y poco a poco tu panza crecer es lo más maravilloso que una mujer puede explorar y al mismo tiempo padecer, porque aunque se tengan sufrimientos en el embarazo y a lo largo de la vida, son las pruebas que se deben superar para prepararse desde niña a mujer para poder llegar a ser esa madre que poco a poco adquiere experiencia, la mujer maravilla, trabajadora y emprendedora, que no solo se preocupa por ella y los suyos, sino que hace tiempo para muchas otras actividades sin dejar a un lado su hogar.

Externo un enorme saludo a todos los hombres y padres de familia, a mi esposo y hermano, diciéndoles que no se desesperen ante los cambios hormonales de una mujer, sino sean lo más cariñosos con ellas, porque aunque somos lloronas y chipilonas, somos las que los hacemos enormemente felices y de la mano siempre juntos, nos harán mucho menos nuestros sufrimientos.

Recuerden, atiendo sus comentarios e inquietudes en el correo electrónico: nallecomunicacions@hotmail.com ¡No somos mujeres maravilla, pero tratamos siempre de ser las mejores por ustedes nuestro hombre y nuestra familia!.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: