alcommuni

COMUNICACIÓN SALUDABLE. LOS NIÑOS Y LAS TELENOVELAS. Por L.C. NALLELY REA CASTAÑEDA.

In Uncategorized on 26 junio, 2013 at 10:33

LOGO COMUNICACION SALUDABLE. NALLELY

LOS NIÑOS Y LAS TELENOVELAS.

Las telenovelas hoy en día juegan un papel importante en la sociedad, existe un porcentaje considerable de personas fanáticas de las historias relatadas porque se identifican, tienen coincidencias con sus vidas o simplemente por gusto; y lo realmente preocupante no es precisamente esos dramas que dejan esperando con ansia el inicio de semana para ver que sigue de la historia, sino las escenas tan explicitas en cualquier horario del día.

Expreso con toda la extensión de la palabra que es preocupante el desarrollo visual de las escenas, porque en la actualidad los principales seguidores de las telenovelas son los niños y esto se debe principalmente por la irresponsabilidad de los padres al dejarles ver ese tipo de programación que no es apta para su edad.

Las historias relatadas no dejan absolutamente nada a la imaginación, y aunque se dice que todas las escenas son perfectamente bien cuidadas, los mensajes son demasiado explícitos, aún más en temas como sexualidad, drogadicción, violencia, homicidios, entre otros.

Los niños se dejan escuchar al comentar entre pláticas de amigos las escenas de las telenovelas, destacan el lenguaje e incluso juegan a hacer el relato de la historia entre los mismos, cuando existen muchos otros juegos en que distraerse; pero eso no es lo peor, sino que adoptan en sus vidas comportamientos que visualizan en las telenovelas.

¡Padres de familia!, se han puesto a pensar ¿porqué su hijo adolescente embarazó a su novia sin planearlo y tuvo que brincarse varias etapas de su vida?, o de donde aprende palabras que su familia no utiliza, o peor aún ¿porqué se droga y se vincula con personas vándalas?

Es una realidad, la televisión siempre ha sido un medio de comunicación que influye en el ser humano, pero hace algunas décadas atrás existía la palabra pudor y las escenas eran mucho más cuidadas, ya que lo que se destaca principalmente en las telenovelas hoy en día son las escenas pasionales y “jadeantes”, entre más escenas pasionales, más rating obtienen.

Esto ha llevado a la morbosidad, a iniciar una vida sexual activa precozmente,  prostitución, enfermedades de transmisión sexual, embarazos no deseados, delincuencia, violencia, etc., porque en las telenovelas todo lo reflejan de la mejor manera, pero no siempre muestran los “pros” y “contras” que tienen esos temas que se desarrollan.

Por otro lado, es importante mencionar que las televisoras deben de seguir leyes y reglamentos, los cuales, no son llevados a cabo al cien por cierto, ya que existen horarios donde son permitidas ciertas escenas, pero lo lamentable es que a temprana hora del día se llegan a visualizar ese tipo de escenas las cuales solo están permitidas en horarios de la noche.

Aunque para complementar lo antes mencionado, debo mencionar que el horario no es un impedimento para que los menores no se pierdan las telenovelas hasta el final del día, ya que los niños de hoy, no se duermen antes de las ocho de la noche, sino por el contrario se van durmiendo después de las diez de la noche.

Considero que los niños deben ser supervisados ante todos los programas televisivos, porque siempre surgen dudas que hay que aclarar o escenas que hay que explicar, más aún cuando se tratan de temas fuertes como los que ya se han mencionado.

Es importante no dejar con dudas a los hijos en cuanto a preguntas respecto a lo que visualiza en la televisión, porque si no las resuelves como padre que es con quien se identifica con confianza, buscará esas respuestas en otro lado donde tal vez no sean las adecuadas o reales.

Existen muchos programas educativos los cuales pueden ayudar mejor al desarrollo de tus hijos que una telenovela, y si eso significa tener que sacrificarte al ver tus telenovelas como madre o padre, es mejor que lo pienses y consideres que es lo mejor: tus hijos o las telenovelas.

Enséñales a tus hijos que las telenovelas no son malas, pero que no están en edad para verlas, que hay etapas en la vida y que se tiene que preparar para vivirlas conforme vaya creciendo y evolucionando como ser humano, además de que llegará el momento en que ellos puedan decidir si se fanáticos de las telenovelas o dejarlas desapercibidas.

Probablemente el ver o no ver una telenovela no marque el futuro de los hijos, pero una buena educación sin duda si lo llega a marcar, seamos responsables con la educación que le damos a nuestros hijos, supervisemos los programas televisivos que ven y enseñemos otras actividades mejores antes de que se sienten por varias horas a ver solo la televisión.

No eches en “saco roto” esta columna, piénsalo y veras que algo hay de razón.

Recuerda que mi correo electrónico es: nallecomunicacions@hotmail.com, sigo atendiendo tus inquietudes. ¡Hasta pronto!

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: