alcommuni

COMUNICACIÓN SALUDABLE. CABALLEROS EN PELIGRO DE EXTINCION: MUJERES LOS EXTERMINAN. Por. L.C. NALLELY REA CASTAÑEDA.

In Uncategorized on 24 noviembre, 2013 at 17:50

LOGO COMUNICACION SALUDABLE. NALLELYCABALLEROS EN PELIGRO DE EXTICIÓN: MUJERES LOS EXTERMINAN.

Hoy en día se vive cada situación que en muchas ocasiones pasas un muy mal sabor de boca con lo que miras y escuchas, lo cierto es que no siempre los cambios son para bien y con cada escenario que te llegas a topar en la calle te hace quedar  muy decepcionado y con muchas ganas de volver a esos años donde la inocencia y el pudor formaban parte del conquistar el hombre a la mujer con grandes cortejos y bellas palabras.

Pero la realidad es otra, lamentablemente esos tiempos ya pasaron y los hombres corteses, caballerosos, detallistas, enamorados, etc., etc., están en peligro de extinción; y lo peor del asunto es que hay un culpable de que esto haya sucedido y sin duda alguna es la misma mujer quien llevo al hombre a dejar a un lado esos hermosos detalles y comportamientos que se tenían hacia ellas.

Desde que la mujer sale de sus hogares a trabajar y gestionar el feminismo, se ha dado a la tarea de demostrarles a los hombres que se puede ser igual o más que ellos, pero desafortunadamente no sólo en los aspectos laborales, sino también en la vulgaridad.

Las malas palabras siempre han existido, pero normalmente los hombres eran los que llegaban a hacer uso de ellas, sin embargo, hace algunos años atrás las mujeres también saben utilizarlas muy bien y a grito abierto sin reprensión alguna.

Las mujeres hemos luchado por ser reconocidas y lograr tener las mismas oportunidades que el hombre, pero como toda causa tiene un efecto, esta situación también ha tenido sus consecuencias; ellos piensan que somos iguales, entonces no hay diferencia en tratar a un hombre que a una mujer.

En las relaciones sentimentales, se deja ver muy frecuentemente que las mujeres ya no se respetan ni a sí mismas, por lo tanto no piden respeto de su propia pareja, las “malas palabras”, “groserías” y demás forman parte del vocabulario y trato con el que se dejan conquistar, y lo peor es que ellas se ponen a la misma altura y hacen lucir el folklor de ese mal vocabulario, iniciando una relación que no va a llegar a nada prospero sino a un espantoso mal trato hiriendo sus sentimientos sin evitar un fracaso rotundo.

Y la situación no termina aquí, muchas mujeres nos quejamos del mal comportamiento de los hombres hacia las mujeres, que ya no son caballerosos, ni detallistas, mucho menos conquistadores; y escuchen chicas, ellos no lo van a ser si no ven a una hermosa mujer comportándose como una verdadera dama que se da a desear y tiene un comportamiento recatado; porque es verdad que ningún hombre busca a una mala mujer para pasar el resto de sus vidas juntos y menos para formar una familia, los que están con mujeres así no pasan ni la mitad de sus vidas juntos.

Por otra parte, es muy cierto que la contracultura y el país vecino nos ha compartido muchas costumbres, pero lo triste es que muchas de esas costumbres son negativas y las positivas simplemente nos pasan desapercibidas.

Más de una ocasión he escuchado comentarios de la gente que dicen: las mujeres son igual de vulgares, infieles y borrachas que los hombres; y eso no es nada grato para nosotras, “por unas, pagamos todas”. Algunos hombres llegan a pensar que todas somos iguales y utilizan la vulgaridad, pero tengan cuidado chicos que aún existimos mujeres que no nos gusta para nada la “peladez”.

Tal vez existan algunas mujeres en el mundo que les gusta ser cortejadas con vulgaridades, pero estoy totalmente segura que a la mayoría nos gustan las palabras bonitas y sentimientos sinceros.

En esta situación se puede aplicar la frase “no hagas lo que no quieres que te hagan”, es decir, si no quiero que me traten mal, ni me tachen de vulgar o borracha, lo demuestro con hechos y me comporto a la altura para que los varones me respeten y se comporten a la altura.

Si el comportamiento de las mujeres cambia, ellos se darán cuenta que deben de ser unos verdaderos caballeros y que ser detallistas, amables, corteses y demás, no son cursilerías, sino, simplemente lo que se merece la mujer de sus sueños y que por ser caballeroso no se le caerá lo moral o lo “macho”, por el contrario lograran tener una relación sólida y estable.

Mis nenas, su comportamiento deja mucho que desear, no sean tontas, están orillando a los hombres a seguir siendo unos pelados con ustedes mismas, ocasionando la falta de respeto, tengan en cuenta sus valores y sobre todo su femineidad como una arma positiva, no descubran todo, es mejor dejar más a la imaginación.

Todas las mujeres soñamos con un “príncipe azul” (no existe), no hay hombre perfecto, pero hay muchos hombres que están dispuestos por morir tratando de serlo y solamente por hacer feliz a esa mujer que va de su mano.

Dejemos los malos hábitos a un lado, no te sirven de nada, por el contrario te perjudican; recuerda que tarde o temprano la vida cobra las facturas y todo se paga. Comportarse como una dama dice mucho de ti.

Haz la prueba y comprobaras que simplemente es la verdad. Respétate, respeta y te respetaran, el amor de tu vida encontrarás.

Espero les haya gustado la columna de esta semana y aprovecho la ocasión para mandar un enorme saludo a Diana Yareth Lagunas que fue la persona que me inspiró a escribir un poco de este tema.

Recuerden que mi correo electrónico es nallecomunicacions@hotmail.com, espero tus inquietudes y comentarios. ¡Cuídate!

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: